El bienestar emocional y la salud mental poseen la misma importancia, tanto cuando se es adulto mayor, como en cualquier otro momento y período de la vida. Sin embargo, las cifras actuales de la OMS indican que los trastornos neuropsiquiátricos presentan un 6,6% de la discapacidad en este grupo etario y que, aproximadamente un 15% de los adultos de 60 o más años en el mundo, sufren algún trastorno mental. Por eso, ¿qué hacer frente a los problemas de salud mental en el adulto mayor?

También te puede interesar: la importancia de la socialización en la tercera edad.

Factores de riesgo de problemas de salud mental en adultos mayores

En la vida y su trayecto son varios los factores biológicos, psíquicos y sociales que repercuten sobre la salud mental en ancianos. Estos factores pueden ocasionar soledad, aislamiento, angustia y pérdida de independencia que son producidos por experiencias traumáticas como la muerte de algún familiar o amigo, disminución de nivel socioeconómico o discapacidad por dificultades de movilidad, dolores crónicos, fragilidad y otros problemas mentales o físicos que a largo plazo necesitarán asistencia.

Además de esto, los trastornos mentales en el adulto mayor van a influir en la salud y estado del cuerpo e inversamente. Los adultos mayores con alguna enfermedad cardiaca presentan una tasa más elevada de problemas psiquiátricos que quienes no padecen problemas de salud, por ejemplo.

También te puede interesar: Gimnasia mental para prevenir el alzheimer.

Demencia y depresión en al adulto mayor

La demencia se caracteriza por problemas de atención, retención y memoria en descenso además de disminución en la capacidad de pensar, acompañado de trastornos del comportamiento y dificultad o incapacidad para realizar actividades de la vida diaria afectando principalmente al adulto mayor.

La depresión puede causar trastornos en la vida diaria además de sufrimiento, y es muy frecuente que los síntomas en adultos mayores que la sufren se confundan y no se diagnostique ni se trate correctamente, ya que son similares a otros problemas de deterioro cerebral.

En ese sentido, hay que tener claro que los adultos mayores con depresión tienen un comportamiento deficiente comparado con los que sufren enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, hipertensión arterial y enfermedades pulmonares.

¿Qué hacer al respecto?

El tratamiento y asistencia está enfocado en la relevancia e importancia que tiene que los prestadores de salud y la sociedad pongan atención en las necesidades especiales de los grupos de población de edad mayor junto con las siguientes medidas:

  1. Capacitación a profesionales de la salud que están a cargo de la atención a personas adultas mayores.
  2. Suministro de información, educación y apoyo al personal que realiza cuidados domiciliarios de personas de la tercera edad en periodos prolongados.
  3. Prevenir y atender las enfermedades crónicas que acompañan esta etapa de la vida, como problemas mentales y neurales acompañados por el abuso de sustancias psicotrópicas.
  4. Identificar y tratar enfermedades físicas concomitantes para mejorar el estado general.
  5. Se deben crear políticas que se preocupen de la asistencia a largo plazo y de cuidados paliativos que perduren en el tiempo.
  6. Crear entornos que favorezcan a las personas de edad y su desempeño en comunidad.
Write a comment:

*

Your email address will not be published.