Las personas de la tercera edad tienen mayores dificultades en superar la barrera de sus limitaciones en su propia casa, ya que en la adultez o al momento de adquirir viviendas, no todas están pensadas para que puedan desarrollar sus vidas con el menor número de limitaciones, siendo que la arquitectura, diseño y equipamiento de una vivienda influyen sobre la capacidad de sus habitantes para realizar actividades intradomiciliarias de la vida diaria. Por esto surge la inquietud de ¿qué tan importante es la distribución de las cosas en la casa de un adulto mayor? ¿Cómo adaptar una casa para que el adulto mayor viva bien?

Es imprescindible que dentro de los cuidados para el adulto mayor, se tome en cuenta la adaptación del hogar en el cual éste habita ya que el objetivo principal será aumentar las opciones de realizar sus actividades cotidianas en las mejores condiciones y al mismo tiempo, evitar accidentes.

También te puede interesar: enfermedades más comunes en el adulto mayor.

¿Cómo debe ser la casa de un adulto mayor?

Los cambios más frecuentes en las casas para personas de la tercera edad tienen que ver con hacerla más útil y funcional para ellos. En ese sentido, se necesitará ciertas modificaciones en el ancho de puertas, aumentar iluminación, implementar barras y pasamanos en baños, evitar escaleras, además de sistemas de alarma y seguridad.

La importancia del hogar para el adulto mayor es altísima, pues pasarán mucho tiempo en ella y por lo mismo, dentro del cambio de diseño y reordenamiento de la casa para el adulto mayor se debe pensar e incluir:

  • Accesos: Puertas, escaleras y ascensores son importantes ya que permiten conexión con el exterior y evitar el aislamiento, lo cual es fundamental para su salud mental en cuanto a socialización y desarrollo de sus lazos afectivos.
  • Sistemas de seguridad: Incluir algún sistema que entregue mayor seguridad, sobre todo si la persona vive sola. Entre otros, se pueden destacar detectores de gases y humos y sistemas de comunicación con algún centro de atención inmediata en caso de urgencia.
  • Telefonía: Existen modelos con botones especialmente grandes e indicadores luminosos o con señales acústicas en las diversas dependencias de la casa. Se debe adaptar el que mejor responda a las necesidades del caso.
  • Mobiliario: La selección y distribución de muebles de forma adecuada aumentará la comodidad, movilidad y autonomía de la persona. Dentro de esto se debe incluir mesas sólidas y estables y sillas multiuso cómodas, estables, resistentes y con altura suficiente para poder sentarse y levantarse sin ayuda.
  • Decoración: Ésta siempre responde al gusto personal, pero debe incluir algunos principios básicos a tener en cuenta, más aún cuando la casa está habitada por personas con algún tipo de déficit motor o sensitivo. Se recomienda eliminar alfombras o en caso contrario que sean grandes y con los bordes pegados al suelo con adhesivo. Evitar objetos que estorben en los pasillos. También proteger tubos de calefacción y pintar las paredes en tonos claros, para dar mayor iluminación.

También te puede interesar: cómo conservar la salud mental de un adulto mayor.

Principales Estancias

  • Cocina: La distribución de los espacios es muy importante, más si se trata de una persona en silla de ruedas. Se debe disminuir los desplazamientos y simplificar el trabajo. La altura de los muebles debe disminuirse en función de la capacidad de acceso.
  • Dormitorio: Responde a la mayor intimidad de la persona y en donde pasan la mayor parte del tiempo. Debe ser amplio, sobre todo cuando se utiliza silla de ruedas. La cama debe ser cómoda, segura, fácil de hacer, con acceso por ambos lados y situada de manera que las cosas estén lo más al alcance posible.
  • Baño: Es una dependencia importante, ya que por sus características suelen ocurrir muchos accidentes. Por esto, los baños para adultos mayores o personas con discapacidad deben cumplir condiciones como:

    El desnivel entre el borde de la bañera y el suelo no debería ser superior a 45 cm. Ya que es el mayor obstáculo con que la persona se suele encontrar en el baño, indispensable es implementar barras de sujeción en la pared. Grifería preferiblemente de monomando con regulador de temperatura, para prevenir quemaduras en personas que tengan poca sensibilidad.

    Que la ducha tenga acceso a silla de ruedas, en la que se puedan incorporar los implementos ya mencionados. También se puede contar con una silla de baño incorporada en la bañera.

  • El inodoro: Debe tener barras laterales, sólidamente ancladas para un apoyo y equilibrio seguro, además de disminuir el cansancio.

¿Tomaste nota? Si tus padres o abuelos vivirán contigo, es fundamental la habilitación de espacios para la tercera edad o bien si ellos viven solos y piensas en contratar servicios de cuidado del adulto mayor a domicilio, que te cerciores de que su hogar cuente con lo mencionado anteriormente.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.